Materiales para construir un ascensor

¿Cuáles son los materiales más utilizados en la fabricación de los ascensores?

Los elevadores son elementos que forman parte de nuestra vida diaria. Los utilizamos cada día para ir a trabajar y en nuestro día a día por su comodidad y simpleza de uso. En un principio, a estos sistemas de desplazamiento se les exige fiabilidad, seguridad, así como robustez. Además de todo esto, hay una gran importancia en el diseño, puesto que engloba al ascensor como una parte fundamental en la estética general del edificio. Con ello, no nos referimos únicamente al exterior, sino que el interior del ascensor también tiene unas altas posibilidades a la hora de personalizarse.

 

Los requerimientos del ascensor, tanto a nivel técnico como de uso y posterior diseño y personalización, estarán supeditados en una importante medida a los materiales en los que están fabricados. A pesar de que el ascensor no solo es una cabina de transporte, las puertas y los revestimientos son los primeros elementos en los que se piensa a la hora de hablar del material con el que está fabricado un determinado ascensor.

 

Respecto a las cabinas, se basan en una estructura metálica, principalmente de materiales como el acero inoxidable o el hierro. Respecto al hierro, encontramos que se convierte en uno de los materiales más destacados a la hora de fabricar los ascensores. El acero también tiene gran importancia, especialmente su aleación con el carbono. Actualmente, el hierro se caracteriza por ser un material muy empleado en la fabricación de elevadores, ascensores, así como montacargas, tanto individualmente como en combinación con otros materiales.

 

Por otra parte, en cuanto al acero inoxidable, un volumen muy destacado en la construcción de cabinas de ascensores se efectúa con acero inoxidable, que se basa en una aleación de hierro y cromo, aunque a menudo podemos encontrar también el níquel. El acero inoxidable cuenta con ciertas prestaciones que son excelentes para la realización de los ascensores, especialmente por su alta versatilidad.

 

Dicho material le confiere resistencia a la corrosión, si lo comparamos con el hierro que en un primer momento se empleó el acero para sustituir al hierro en la construcción de las cabinas de ascensor. Asimismo, cuenta con una alta resistencia tanto al calor, como al fuego y la radiación solar. Por ese motivo, también es ideal para la confección de las puertas de elevador, tanto interiores como exteriores, así como en los embellecedores y revestimientos de elevadores. Destaca también su facilidad de mantenimiento y limpieza.

 

Además de estos materiales, encontramos otros con los que se fabrican los ascensores o componentes de la cabina como son: aluminio, cristal, madera, materiales plásticos, gomas y metacrilato. En ciertas ocasiones, no se usa únicamente un material, sino varios de ellos, según la finalidad que exista en la estructura en que se utiliza: en techo, paneles laterales del ascensor, rodapiés, pasamanos, etc. A día de hoy, existe para el interior de las cabinas un emergente mercado de materiales y diseños que persiguen la mejora de la experiencia de usuario.

 

Por último, destacamos que los ascensores no son únicamente la cabina de transporte, sino que son el conjunto de todos los sistemas mecánicos que lo integran: poleas, rieles, cables, contrapesos, zarpas, sistemas de frenado, etc. Todo ello le aporta al ascensor las prestaciones que necesitamos para cada tipo de uso.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *