Cuando no subir a un ascensor

¿En qué situaciones no debemos tomar el ascensor?

Aunque nos pueda parecer que tiene todo el sentido del mundo no coger el ascensor en algunas situaciones, es importante hacer un recordatorio de cuáles son por su existen dudas. Para evitar que la gente se pueda poder en peligro en ciertos momentos, repasaremos cuáles son las situaciones en las que debemos evitar coger el ascensor para así mantener nuestra integridad física.

 

En caso de incendio no debemos coger el ascensor

 

La situación más conocida es la del ascensor, ya que también se suele advertir de ello a través de algún cartel o señal de prevención por los siguientes motivos:

 

El corte de suministro eléctrico es el más común, puesto que el fuego puede atacar las instalaciones eléctricas fácilmente, ocasionando un corte eléctrico con posibilidad de que la gente que se halle dentro se quede atrapada. Por otro lado, encontramos la invasión de humo, que invade el hueco del ascensor como si fuese una chimenea. A casa de que las cabinas de los elevadores no son herméticas, el paso del aire del exterior al interior y viceversa, puede intoxicar a la gente por los gases tóxicos.

 

Por otro lado, dependiendo del lugar en el que se origine el incendio, es posible que el fugo invada el hueco del ascensor ocasionando graves daños. Por todos estos motivos, es recomendable bajar por las escaleras siempre que ocurra aun incendio. En caso de que no fuese tampoco posible, se aconseja subir a la azotea o bien, permanecer en una estancia segura para esperar al equipo de rescate.

 

Otra de las situaciones donde no debemos usar el ascensor es cuando ocurre una inundación. Es una situación menos común, pero también relevante. Las inundaciones, aunque sean leves, pueden causar peligros a la hora de coger el ascensor. La más usual es la acumulación de agua en el foso del elevador. El agua y la electricidad unidos son un cóctel molotov, ya que pueden ocasionar cortocircuitos que paren el ascensor dejándonos atrapados en el interior.

 

Por otro lado, encontramos las descargas eléctricas. A causa de que el agua es un conductor excelente de la electricidad, hay un alto riesgo de sufrir una gran descarga. Deberemos ser cuidadosos en cualquier tipo de inundación, sin tener en cuenta cuál es la cantidad de litros que hay. Por poca que exista, puede ocasionarnos distintos daños. Asimismo, tendremos que extremar las precauciones aunque la inundación haya pasado, ya que la humedad puede afectar igualmente al ascensor.

 

¿Y qué ocurre en caso de tormenta eléctrica? En este caso, estamos hablando de electricidad. El ascensor se mueve gracias a ella y era cualquier momento, puede haber una alteración de la electricidad que puede afectar a su uso. Puede originarse un corte por la caída de un rayo si la subida de tensión es provocada por la caída de un rayo, ya que afecta al cableado eléctrico y puede atraparnos. Por otro lado, se puede originar una inundación del foso en caso de que el agua de la tormenta penetre en el edificio.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *